Es cuestión de percepción.


percepciones diferentesAnte un mismo hecho las personas tenemos diferentes interpretaciones y tener esto presente hace una gran diferencia.

Pero en realidad somos, sentimos y actuamos de manera diferente. Esto es indispensable precisarlo en el ambiente laboral, ya que desconocerlo aumenta el número de conflictos y disminuyen los resultados satisfactorios.

Esto es válido en lo referente a la motivación de los empleados, ya que cada uno la desarrolla de manera diferente. Por lo tanto, lo que motiva a un empleado no necesariamente lo hace con otro.

Hoy comparto una conocida historia que muestra claramente la presencia en la vida de las diferentes percepciones.

A continuación la historia:

Unos obreros estaban picando piedra frente a un enorme edificio en construcción.

Un visitante se acercó a uno de los obreros y le preguntó: – ¿Qué están haciendo ustedes aquí?

El obrero lo miró con dureza y le respondió:

–      ¿Acaso usted está ciego para no ver lo que hacemos? Aquí, picando piedras como esclavos por un sueldo miserable y sin el menor reconocimiento. Vea usted ese cartel. Allá están escritos los nombres de ingenieros y arquitectos, pero no ponen los nuestros que somos los que trabajamos duro y dejamos el pellejo en la obra.

El visitante se acercó entonces a otro obrero y le preguntó lo mismo.

–      Aquí, como usted bien puede ver, picando piedra para levantar este enorme edificio. El trabajo es duro y está mal pagado, pero los tiempos son difíciles, no hay mucho trabajo y algo hay que hacer para llevar comida a los hijos.

Se acercó el visitante a un tercer obrero y una vez más preguntó lo que estaba haciendo. El hombre le contestó con entusiasmo:

–      Estamos levantando un hospital, el más hermoso del mundo. Las generaciones futuras lo admirarán impresionados y escucharán el constante entrar y salir de las ambulancias, anunciando el auxilio de Dios para los hombres. Yo no lo veré terminado, pero quiero ser parte de esta extraordinaria aventura.

 

El hecho es el mismo. Todos trabajan en el mismo lugar, desarrollando igual tipo de trabajo, con el mismo sueldo; pero tienen diferentes formas de interpretarlo. Cada uno influenciado por su historia personal, sus paradigmas y en fin sus pensamientos. Originando emociones que benefician o no al rendimiento de cada uno.

Dedicar un tiempo a darnos cuenta qué pensamos y sentimos ante un hecho, es un paso necesario para avanzar en el camino de la autorregulación emocional, contribuyendo así al logro de las metas.

Recibe un abrazo de BIENESTAR.

Dalia Borges

Coach de la Efectividad

Compartir este artículo

Comentarios

  • Angel Torres
    25 junio, 2015

    Excelente!

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: