Inicio / Inteligencia emocional /

Reconociendo La impaciencia

Reconociendo La impaciencia

impacienciaHola amigos, hoy voy a tomarme las cosas con calma, por eso me dediqué a disfrutar de una cosa que me gusta: leer y aprender. En ese disfrute de acercarme un poco más a Dios  como decía Galileo, me propuse a administrar bien mi día, establecer mis prioridades, mis metas, y dentro de las cuales estaba escribir sobre la paciencia y como ésta, se ha ido perdiendo en la actualidad.

 Aunque hablar de la impaciencia no es algo nuevo, ni está de moda, ya que siempre ha habido personas a las que les molesta o irrita tener que esperar, que lo atiendan, ya sea que esté en un consultorio médico, en un banco, en una institución pública o cualquier lugar, o les molesta la cola que se forma en las avenidas y autopistas,  considero importante entender algunas posibles razones por lo que actualmente somos menos pacientes.
Verás, algunos analistas consideran que la tecnología actual, como los celulares, cámaras, ipods, tabletas, correo electrónico, etc. Han aumentado las ganas por tener las cosas de manera inmediata, es decir, YA, lo quiero ya, YA para ya;  por lo que se está creando una cultura de esperar que todo sea rápido, es decir, tener gratificación inmediata y si no es así,  los que estemos alrededor debemos estar alertas, porque lo más probable es que esa persona se esté sintiendo cada vez más frustrada e irritada (teniendo síntomas de impaciencia) y seamos nosotros los que paguemos ese sentimiento.
Amigo lector ¿has vivido o presenciado alguna de estas situaciones? ¿Has sido el protagonista o el espectador,  qué me dices?
Desde mi punto de vista creo que hemos perdido el arte de vivir con tranquilidad, de disfrutar el momento ¿qué opinas amigo lector?
Ya sé que muchas personas no tienen paciencia, ni para leer un texto impreso o digital de cierta extensión, si eres una de esas persona te pido que lo tomes con calma, y continúes leyendo,  puede haber algo que te ayude a cultivar la paciencia.
Estoy convencido que lo que está escrito aquí no es tan largo,  te ayudará y contribuirá a tener mejor calidad de vida, a que goces de mejor salud, a tomar mejores decisiones, a conservar y cultivar amistades.  ¿O me dirás que te agrada tener como amigo a una persona impaciente que te estrese todo el día?  ¿O crees que otras personas soportarán tu impaciencia?
No puedo responder todas las preguntas que han ocasionado o son causas de la impaciencia, pero podemos analizar y ver cuáles son algunos de los peligros de ser impaciente y cómo podemos aumentar la paciencia.
En primer lugar, la impaciencia desmejora la salud.
Se sabe que la impaciencia está relacionada con la frustración, la irritación, la rabia, estas emociones aumentan el estrés ocasionando que nuestra salud se vea afectada. Tanto que la asociación médica americana publicó un estudio en el que la señala como factor de riesgo de la hipertensión.
Puede aumentar la probabilidad de que engordemos o convertirnos en personas obesas (si no me creen pregúnteles a las cadenas de comida rápida)
Aumenta la postergación. Según estudios del centro de investigaciones de políticas económicas en Londres las personas impacientes suelen dejar siempre las cosas para más tarde.
Incita a la bebida y a la violencia, la impaciencia es mala consejera. Las personas que se dejan llevar por la impaciencia suelen tomar decisiones rápidas sin meditarlas. La impaciencia puede generarnos problemas económicos, hacernos perder amistades  porque a menudo nos conduce a tomar malas decisiones.
Como verán amigos lectores, estas son algunas de las consecuencias negativas de la impaciencia.  ¿Qué opinas? ¿Te gustaría contralarla?
En nuestros  cursos de Inteligencia Emocional te damos herramientas prácticas para controlar la impaciencia y cultivar la paciencia. ¿Qué esperas? Contáctanos y con gusto recibirás la atención que mereces.
Ya estoy  impaciente (risas) por tenerte de vuelta para seguir compartiendo el camino hacia una mejor calidad de vida.
Recibe un abrazo de bienestar
Jairo Jaimes.

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: